23 abr. 2016

2011

Te miro. No dejo de pensar en lo lindo que debe ser ver tus ojos en la mañana,
que bien deben saber tus besos en el desayuno y lo feliz que puede hacer una de tus sonrisas acompañada de unas tostadas.
Mujer, tu me haces pensar que no hay cosa más linda que escucharte hablar,
aunque aveces no te preste atención.
Es imposible no perderme cuando mueves tus labios. Los miro y recuerdo cosas que nunca existieron pero que desde siempre imaginé.
Gracias por hacerme feliz en todos mis sueños,
aunque me pelees de dos por tres.
Vuelvo a verte este mediodía y solo se decirte "¿Qué hay?"
Me quedo inamovible por tu dulzura que se esconde tras esa fría seriedad.
Porque te he visto reír mas de mis veces y unas cuantas mas sentí de cerca tu piel.
Gracias por hacerme tan feliz en todos mis sueños.