23 abr. 2016

2011 (2)

Cariño, creo que te quiero.
Sé que no me conoces aún pero estoy muriendo y no hay nada de mi que pueda dejarte, solo tengo unos años vacíos y un dolor muy fuerte que dejaron aquellos que no me han amado.

Querida, he decidido decirte que aquí estoy, que soy lo que buscas.
Preguntaste que pasaría y mentí, temía que te alejaras.
Hoy lo has hecho.

Ahora estoy sin ti, una vez más como lo he estado siempre, solo que hoy creo que conocí la felicidad.
Ya no tengo tiempo para nada, quisiera pero sé que no puedo amarte.
Has sido la dueña de mi vida y tus ojos serán lo que más recuerde.