16 may. 2016

Escribiendo...

A veces las palabras parecen ser nada, un silencio tal vez valga lo mismo porque eso que querés decirle al mundo en realidad es un recordatorio para vos.
Confía en vos, te quiero, sos el amor de mi vida.
Para alguien como vos que solo pudo vivir las cosas escapando, para vos que cuando quisiste ir de frente te esperaban dándote la espalda a vos seguro sólo te quedo vacío, aire que si se junta no crea ni un vientito.
Y entonces que podes hacer? Todos esperan de vos y tener que medir meticulosamente todo lo que decís, lo que haces, no paras de dar explicaciones ni dejas de pensar lo mal que podes hacer. Porque nunca algo bueno puede salir, y te paraliza, dejar de vivir todo aquello que te hace bien, todo lo que te gusta de pronto no es nada y todo esta bien.
Estas segura? Tal vez otra vez sólo sea el ruido de las cadenas que te quedaron en la mente lo que ahora te sigue haciendo actuar así, si tan solo miraras porque solo se trata de ver, que ahí de donde viene el ruiddo en verdad no hay nada. Pero ¿cómo te lo decís? si siempre fuiste lo que había, lo que se pudo.
La imagen que tenés de vos es tan débil que palabras tan simples como "confía en vos" es increíblemente lejano a tu sentir. Repetirtelo te va cambiando y de a poco el cambio esta ahí.
Pero para eso tenés que repetirtelo una y otra vez, empezar a ponerte adelante del todo y acordarte que si vos no te querés no te puede querer nadie, porque aunque te amen no pueden amar todo lo que sos porque vos no te dejas ser.

No sabes si es miedo a que no te quieran, o si es solo miedo a hacer mal, por que te cuesta tanto creer que podes hacer bien? Cuesta ver y sentirlo y así no funciona. El amor fluye y vos? En que cielo estas navegando? Te quiero acompañar.